“La meditación es algo más que poner la mente en blanco; supone conseguir la atención plena en el aquí y ahora de forma deliberada”, resume la especialista en declaraciones a la Agencia EFE. Esta estrategia, utilizada desde 1985 por el equipo olímpico de Estados Unidos, no solo mejora el rendimiento de los atletas, sino que “ayuda afrontar la competición, el cansancio y la recuperación deportiva”, explica Garay.

La competitividad y exigencia a la que se ven sometidos los deportistas de élite es similar a la que sufren muchos músicos profesionales y aficionados. Por eso, “mientras avanzan las investigaciones de mindfulness en el colectivo de músicos, debemos centrarnos en los conocimientos ya obtenidos en deportistas y adaptarlos a las artes escénicas”, considera.

Adoptar estas estrategias puede ser “una buena herramienta para el día a día de los músicos”, cuya ansiedad se debe, según la experta, “a los métodos actuales de enseñanza, al contexto laboral actual y a una autoexigencia extrema”. Así, mediante diferentes técnicas de meditación, la psicóloga aspira a:

  1. Aumentar la concentración.
  2. Mejorar la calidad interpretativa.
  3. Contribuir a la focalización de objetivos.
  4. Ofrecer herramientas para manejar el miedo escénico.
  5. Ejercitar la autovaloración y autorregulación en lesiones.
  6. Mejorar el estado de ánimo y la calidad de vida del músico.