La salud mental de la enfermera peligra debido a la excesiva carga de trabajo que soportan estos profesionales. Así lo pone de manifiesto un estudio realizado por el Consejo de Colegios de Enfermeros y Enfermeras de Cataluña y la Fundación Galatea. Según recoge EFE, una de cada 3 enfermeras podría sufrir problemas de salud mental.

Además del exceso de trabajo, los horarios desajustados pueden contribuir a empeorar la salud mental de la enfermera, según indica este informe. El colectivo de las enfermeras presenta mayor riesgo de desarrollar problemas de salud mental en comparación con otros profesionales sanitarios.

Este mayor riesgo para la salud mental de la enfermera se relaciona, según este estudio, con la falta de horas de sueño, ya que, una de cada 3 enfermeras duerme menos de 6 horas. También con la presencia de altos indicadores de fatiga y largas jornadas con mucha carga de trabajo. A estos factores se suma la inseguridad laboral que también podría tener efectos negativos sobre la salud mental de la enfermera.

La inseguridad laboral afecta sobre todo a las enfermeras menores de 40 años que trabajan con contratos temporales, con turnos de mañana o noche cambiantes y sin un horario fijo, señala EFE.  Núria Cuxart, decana del Consejo de Colegios de Enfermeros y Enfermeras de Cataluña, cree que “existe una sensación de cierto maltrato al colectivo que está muy presente entre las enfermeras, y esto tiene un impacto en su salud”.