Mujeres y menores de 25 años son los más afectados por la siniestralidad laboral según un estudio elaborado por CC. OO. de Castilla-La Mancha, recogido por la agencia EFE. Estos 2 colectivos fueron los más afectados por la siniestralidad laboral durante 2017, duplicando la tasa de cualquier otro grupo de edad y de sexo, señala el sindicato.

El estudio presentado por CC.OO. se ha apoyado en informes de la Comisión Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo y del Ministerio de Empleo sobre trabajadores adscritos a empresas que cotizan por contingencias y enfermedades profesionales. Según ha explicado el sindicato, además de mujeres y menores de 25, otro de los colectivos en el que más siniestralidad laboral hay es el de las mujeres con contratos temporales.

En este último caso, la causa de la alta siniestralidad laboral es una mayor falta de formación e información en materia preventiva, señala la secretaria de Política Institucional y Salud Laboral del sindicato. A esto se une una mayor vulnerabilidad laboral “por la rotación, precariedad y vulneración de derechos laborales”, añade Raquel Payo.

En 2017 se registraron, según CC. OO., 23.818 accidentes laborales, 37 de ellos mortales, 180 graves y 23.601 leves. Entre los accidentes leves, 22.080 se produjeron durante la jornada y 1.738 in itinere, que representan un incremento de un 1,5% sobre los registros de 2016. La organización sindical ha alertado de que Guadalajara sigue siendo la provincia española con más accidentes debido a la “falta de inversión y de formación”.

Payo ha recordado que durante 2017 se produjo un aumento del 18% en el total de accidentes de la región, con un 19% en hombres y un 14% en mujeres. “Los hombres se accidentan por debajo y las mujeres por encima de la afiliación a la Seguridad Social”, ha añadido. “Las diferencias son notables en los siniestros con baja, ya que las mujeres se ven afectadas en un 26% durante la jornada y en un 54% in itinere”.

En cuanto a los sectores en los que se produce una mayor siniestralidad laboral, el agrario y servicios ocupan los primeros puestos en el caso de las mujeres, “donde la precariedad laboral y las desigualdades sociales causan el mayor empobrecimiento y deterioro en su salud”, señalan desde el sindicato.