Infartos y derrames cerebrales causaron 184 de las 509 muertes que se produjeron, lo cual supone un tercio del total. En los 10 primeros meses de 2016 se han registrado 464.086 accidentes que causan baja, 30.957 más que en el mismo periodo de 2015. Asimismo, se han notificado 614.805 accidentes sin baja, 18.378 más que en 2015 (un 3,1% más).

Entre los accidentes que causan baja, 401.918 se han producido durante la jornada laboral, aumentando los mismos en 26.528 (un 7,1%), mientras que 62.168 fueron in itínere (4.429 más que los notificados hasta octubre de 2015, un 7,7%). Los sobreesfuerzos físicos sobre el sistema musculoesquelético siguen siendo la causa más frecuente de accidentes durante la jornada laboral, asegura el sindicato.

Un total de 509 personas fallecieron por motivo del trabajo y de ellas, 184 perdieron la vida por infarto o derrame cerebral. La organización sindical ha alertado sobre el aumento de estas patologías no traumáticas, vinculadas a riesgos psicosociales como el estrés. Una alta carga de trabajo o estar sometido a mucho estrés es común entre la población trabajadora europea.

Tal y como recuerda UGT, las investigaciones recopiladas por la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo muestran que los riesgos psicosociales son la causa de entre un 50 y un 60% de todas las jornadas de trabajo perdidas. Por otro lado, se estima que los trastornos de salud mental costarán 240.000 millones de euros al año a la Unión Europea.

La organización sindical considera imprescindible mejorar la calidad de los datos estadísticos de la siniestralidad laboral “porque en los que presenta el Ministerio de Empleo y Seguridad Social existe un claro subregistro de los accidentes mortales, dudas en cuanto a la gravedad del accidente y muchas enfermedades continúan sin aflorar”.