En el informe también aparecen los datos de accidentes producidos de camino al puesto de trabajo, cuya cifra ascienda a 57.585. Los accidentes mortales en jornada laboral han subido ligeramente después de que experimentasen un crecimiento del 33% en 2015, cuando se registraron 64 en todo el año.

En 2016, hasta agosto, se han registrado 45 accidentes mortales frente a los 44 del año anterior en la misma fecha. Si se tiene en cuenta los que se han producido en el trayecto al trabajo la cifra se eleva a 59. También han crecido los accidentes leves en un 10,5%, lo que implica un ascenso en 46.899 y, los graves, un 20% que se traduce en 175 casos más.

Estas subidas de la siniestralidad laboral están ligadas tradicionalmente a una mejora de la actividad económica materializada en una mayor creación de empleo. Sin embargo, según datos oficiales de la Comunidad de Madrid, la tasa de actividad fue en los 2 primeros trimestres del año inferior (64,24 y 64,03) a la registrada en el mismo periodo de 2015.

Los sindicatos tienen claro que la reforma laboral aprobada en 2012 es la causante del empeoramiento de los datos. “Esa norma ha propiciado un claro empeoramiento en las condiciones laborales de los trabajadores y como consecuencia los empresarios cada vez invierten menos en seguridad”, señala Susana Huertas, responsable de Salud Laboral de UGT.