El análisis constata asimismo un cambio en la prescripción de la incapacitación temporal en la población trabajadora más joven, que alcanza los valores más bajos en el año 2015: la incidencia en el grupo de 16 a 24 años desciende desde las 62 bajas por cada 100 asegurados en 2010, hasta 28,1 en 2015. El estudio también indica que 45,1 trabajadores de 25 a 34 años, dados de baja en 2010, se ha descendido hasta los 35,1 en 2015.

Los investigadores indican que esta reducción de bajas entre los trabajadores jóvenes es debido a la situación socio económica. Entre las personas de más edad se observan tasas estables a lo largo del periodo, si bien destaca un incremento en 2015 (36,9 frente a 31,9 en 2014), que obliga a estudiar su tendencia en los próximos años.

La incidencia es mayor en mujeres en todos los años estudiados (40,8 en 2015 frente a 32,5 en hombres). Esta diferencia se observa en todo el periodo estudiado y puede poner de manifiesto el efecto de la doble jornada en mujeres. Establecer medidas de conciliación de la vida laboral y familiar para ambos miembros de las unidades familiares (o de la pareja) en las empresas, ayudaría, sin duda, a disminuir estas diferencias, según concluye el estudio.