En cambio, el estudio apunta que los trabajadores de las entidades más pequeñas tienen un mayor riesgo a sufrir problemas relacionados con las habilidades sociales, de gestión y de adaptación requeridas para el puesto, debido al carácter multidisciplinar que exige este tipo de empresas. La investigación concluye también que, cuanto mayor es el tamaño de la empresa, menor es la percepción de salud de sus trabajadores, tanto general como mental.

Este resultado se alinea con lo recogido por las últimas Encuestas Nacionales sobre Condiciones de Trabajo, según las cuales, la percepción de la relación entre el trabajo y la salud parece estar asociada con la dimensión de la organización para la que se trabaja. En las empresas de mayor tamaño se predice mejor la salud de los trabajadores a partir de los factores de riesgo de tipo más psicosocial.

“La mayoría de metodologías para la evaluación de riesgos psicosociales no tiene en cuenta el factor tamaño de la organización. En España, el 91% de las empresas con trabajadores son micropymes por lo que, tanto el contenido como las herramientas de medición de los riesgos psicosociales, deberían ajustarse a las mismas y no basarse en las grandes empresas” apunta el equipo de investigación.