El trabajo se ha basado en un metaanálisis de encuestas de prevalencia en muestras representativas de trabajadores de 45 hospitales de Cataluña entre 2009 y 2012. La prevalencia de los trabajadores hospitalarios que fuman se calculó mediante un modelo de regresión con efectos aleatorios ponderado por el tamaño muestral.

Según explican los autores, la prevalencia global de consumo de tabaco entre la población trabajadora es del 28,1%, con valores máximos y mínimos del 40,3% y el 19,1%. Los grupos que menos fuman son el colectivo médico junto al colectivo de enfermería.

El estudio indica que en España, los datos epidemiológicos sobre consumo de tabaco en profesionales sanitarios se remontan al año 1998. En esa época el porcentaje de fumadores era del 38,9% En Cataluña, donde se dispone de una serie de encuestas transversales, se observó que en 20 años el colectivo médico disminuyó su consumo de forma relevante, del 52,8% en 1982 al 24,5% en 2002. No obstante, no existen datos globales recientes sobre el consumo de tabaco en la totalidad de trabajadores sanitarios.