Así, según el estudio de la Universidad Pompeu Fabra, las afecciones musculoesqueléticas son las enfermedades más comunes de una baja laboral. La investigación señala que el número de episodios de baja laboral se incrementó más de un 50% en el caso de las mujeres entre 2006 y 2010.

Los investigadores ponen de relieve las diferencias existentes entre hombres y mujeres en el mercado laboral, así como los efectos que ha podido provocar la crisis en ambos géneros. Para ello, el equipo de investigación ha analizado la duración de las llamadas incapacidades por enfermedad común y ha comparado los datos de 8 mutuas laborales que cubrían a casi un millón de trabajadores en total entre los años 2006 y 2010.

Tal y como reflejan los resultados del estudio, el número de incapacidades por enfermedad común aumentó durante esos 4 años, pasando de 441.689 episodios en 2006 a 541.419 casos en 2010. Un segundo estudio centrado únicamente en las bajas por afectaciones musculoesqueléticas (lumbago y ciática principalmente) revela que este tipo de bajas son más largas en mujeres, mientras que en el caso de los hombres existe una tendencia a alargar la baja a medida que aumenta la edad.

Fernando G. Benavides, coordinador del estudio, ha explicado que “es muy probable que la duración más larga de las bajas en mujeres se deba a las desigualdades a la hora de dividir el trabajo remunerado y el doméstico según el género. Las mujeres son las que normalmente asumen múltiples roles, lo cual les provoca una sobrecarga de trabajo que puede influir en la salud y, por tanto, en la duración de la baja”.