La mayoría de los encuestados señala que su trabajo no influye sobre su salud bucodental, 7 de cada 10 encuestados afirma que su actividad laboral no tiene consecuencias en forma de patologías bucodentales. Sin embargo, las personas que consideran que su trabajo sí afecta a su salud bucodental ( 2 de cada 10 de los encuestados) apuntan al estrés laboral como principal motivo de dolencias bucodentales, en un 62,5% de los casos.

“Entre las diversas manifestaciones del estrés en la salud bucodental se encuentra el bruxismo, es decir, el rechinar y apretar los dientes de forma inconsciente principalmente al dormir, aunque hay personas que lo sufren también despiertos. Esto provoca dolor en los músculos de la masticación y desgaste y sensibilidad en las piezas dentales”, afirma Patricia Zubeldia, odontóloga responsable de Dirección Médico-Asistencial de Sanitas Dental.

“Otra consecuencia son las disfunciones de la articulación temporomandíbular. La presión de que se realiza al apretar los dientes hace que los músculos se contraigan produciendo en numerosos casos dificultad en la apertura de la mandíbula y dolor”, explica Zubeldia.

 

Según un tercio de los encuestados, no cumplir con los hábitos de higiene en el trabajo y la propia actividad laboral son los otros 2 motivos que más repercuten en la salud oral de la población. Datos del Estudio Sanitas de Salud Bucodental 2016, 7 de cada 10 reconocimientos médicos realizados en el trabajo no incluyen revisión bucodental. Con el fin de contribuir a esa concienciación general, Sanitas Dental realiza campañas anuales de sensibilización con una unidad móvil que lleva a cabo acciones informativas y revisiones gratuitas en centros de trabajo.