El trabajo, publicado en la revista Archivos de Medicina del Deporte, tenía como objetivo revisar la legislación y documentación directamente relacionada con la formación y el empleo de los especialistas en Medicina del Trabajo y Medicina del Deporte.

Tras la revisión, el autor concluye que Medicina del Deporte ha desaparecido de la oferta de las últimas convocatorias de formación médica especializada, mientras que Medicina del Trabajo se ha consolidado en el sistema. Esto último, según el investigador, tiene que ver con la existencia de leyes de prevención, que obligan a contratar especialistas en la segunda.

“Aun así, el presente y el futuro inmediato brindan oportunidades de trabajo para ambas especialidades, con un ámbito competencial común en lo que a la prevención y promoción de la salud de la población general, laboral y deportista se refiere”, asegura el autor, para quien es “fundamental” desarrollar una ley del deporte.

Esta nueva ley del deporte, que debería redactarse “con el apoyo de las sociedades médicas de referencia”, serviría “para clarificar las funciones de las diversas profesiones y concretar la especialidad competente para realizar los reconocimientos médicos de aptitud del deportista”.