Un plan nacional que regule, de forma homogénea, el uso de fármacos peligrosos es “absolutamente necesario”, ha remarcado Ángeles Peñuelas, presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Oncológica (SEEO) en la rueda de prensa de ICU Medical sobre la manipulación de fármacos peligrosos.

Peñuelas ha subrayado que el 98% de los fármacos que utilizan las enfermeras son biopeligrosos. La exposición y manipulación de estos fármacos peligrosos de forma inadecuada puede ocasionarles efectos como erupciones en la piel, vómitos y náuseas entre otros.

La presidenta de la SEEO ha denunciado que “no existe un plan nacional y esto es absolutamente necesario”. La enfermera ha reconocido que hay normativas a nivel hospitalario, pero no son claras. En su opinión la elaboración del plan que regule criterios uniformes en esta materia “no puede dejarse en manos de las comunidades autónomas”. 

Por su parte, Marisa Gaspar, coordinadora del Grupo de Productos Sanitarios de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), ha explicado que, además de crear un plan nacional que regule la manipulación de los fármacos peligrosos, es importante la formación de los profesionales. La representante de la SEFH ha aclarado que esta formación debe ser para todos los profesionales que participan en esta cadena, y debe incluir a cuidadores y familiares

Por último, Luis Mazón, coordinador del  Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Hospital de Fuenlabrada, ha afirmado que el 17,6% de los artículos que se publican en España se dedican al manejo de fármacos peligrosos. “Nuestro país tiene mucho que decir en este sentido”, ha añadido. Tal y como ha criticado “pese a que hay normativas en algunos hospitales existe una heterogeneidad enorme”. “Necesitamos homogeneizar comportamientos”, ha añadido. 

En opinión de este especialista en Medicina del Trabajo “la posibilidad de evaluar el riesgo específico es esencial. Hay que hacer evaluaciones específicas”, detalla. Mazón se ha puesto a disposición de los Ministerios de Sanidad y de Empleo para que se elabore un plan nacional que unifique criterios y actualice los sistemas de protección que existen hoy, “porque el panorama ha cambiado mucho”. 

Los ponentes han concluido remarcando la necesidad de un plan nacional y han destacado que el reto es que la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) incluya en la ficha técnica de los fármacos y otros productos información sobre si son o no peligrosos.