Según informa la agencia EFE, el tratado de salud laboral ha sido fruto de la colaboración de sindicatos y patronal con la universidad, los ayuntamientos, la inspección de trabajo y diversas asociaciones de víctimas. Todos ellos, han acordado las 148 medidas distribuidas en 5 grandes bloques:

  1. La cultura preventiva, desde la empresa hasta el ámbito educativo.
  2. La integración de la prevención en la empresa.
  3. Los servicios de prevención ajenos, con la creación de un código deontológico de buenas prácticas.
  4. Las enfermedades profesionales y los riegos nuevos y emergentes.
  5. El papel de las administraciones públicas en la salud laboral.

En este sentido, la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha destacado una serie de novedades del nuevo plan de salud laboral:

  1. Incrementa la participación social.
  2. Refuerza los mecanismos de coordinación.
  3. Es más flexible, “para poder pivotar en función de las medidas que haya que poner en marcha”, según Franco.

Una región de alta siniestralidad laboral

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), citados por la consejera, los accidentes laborales suponen el 4% del PIB mundial, un dato destacable teniendo en cuenta que Castilla La Mancha es una de las regiones con mayor siniestralidad laboral en España.

“El conjunto de administraciones públicas tienen en La Mancha más de 153.000 trabajadores, cuyo 52% son mujeres”, apunta Franco, “con lo que ostenta un doble papel de empleadores, del 20% de trabajadores de la región, y de las competencias en prevención de riesgos”, explica.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page, ha hecho hincapié en la recuperación económica que se ve reflejada en los presupuestos. Por eso motivo, el presidente regional ha llamado a la responsabilidad de todos los partidos para aprobar las cuentas en la Junta.

“Accidentes laborales 0”

Ángel Nicolás, presidente de la patronal Cercam, ha vivido en primera persona un accidente mortal, según el mismo ha relatado. “Sé lo que es enfrentarte a la familia, a su viuda, a sus hijos y, cuando uno lo vive en primera persona, ese día decide que hará lo imposible para que eso no se vuelva a repetir”, sentencia.

De esta experiencia, cuenta, nace el programa “Accidentes Cero” de la Cercam, un proyecto que “lleva 40 años preocupándose por la salud laboral” y que, desde su creación, ha realizado visitas a más de 17.000 empresas con incidencia en 184.000 trabajadores en casi 30.000 centros de trabajo.