El hospital de Povisa ha reimplantado y reconstruido el brazo amputado de Óscar González después de un fatídico accidente laboral. Mientras trabajaba en un túnel del AVE en Orense, su brazo se le quedó colgando por un solo tendón. 15 días después, vuelve a sentir su extremidad superior gracias a la reconstrucción y reimplantes que le hicieron los cirujanos de Povisa.

Este es un hecho sin precedentes en la historia de Povisa dentro de la reconstrucción y reimplantación, según aseguraron Enrique Moledo y Beatriz Postigo, cirujanos del servicio de Cirugía Plástica y Reconstructora, y Rafael Otero, cirujano del servicio de Traumatología. El propio paciente, acompañado de los doctores, comunicó que ya tiene sensibilidad en su brazo.

La actuación del 061 fue imprescindible, ya que la hora siguiente a la amputación de un miembro es clave para que la intervención sea un éxito. La amputación del brazo de Óscar González no era completa; un único tendón unía el miembro con el cuerpo, lo que hacía más complicada cualquier intervención.

El equipo de Cirugía Plástica y Reconstructora utilizó las técnicas microquirúrgicas más avanzadas para unir los vasos sanguíneos, los tendones y los nervios. Enrique Moledo, con una amplia experiencia en estas cirugías, dirigió la operación durante más de 7 horas.

Luis Geremías, director asistencial de Povisa, detalló que esta operación reflejaba la excelente calidad del hospital. Óscar González declaró que ya puede mover los dedos y que le queda un largo camino de recuperación y rehabilitación para que su brazo vuelva a ser funcional, según le había informado el doctor Moledo.