La siniestralidad laboral cero es el objetivo de la nueva estrategia de prevención de riesgos laborales acordado por la Junta de Castilla y León y la Guardia Civil. Según informa el ejecutivo autonómico en una nota de prensa, la finalidad de esta nueva estrategia es incrementar la prevención de accidentes laborales.

La firma de este acuerdo para alcanzar una siniestralidad laboral cero establece que la Guardia Civil comunicará los riesgos y accidentes laborales a la Dirección General de Trabajo de la Junta y, por su parte, la Consejería de Empleo pondrá en conocimiento de la Guardia Civil las actuaciones realizadas en materia preventiva como consecuencia de lo anterior y formará a los agentes en materia de prevención.

Además de establecer los mecanismos para alcanzar una siniestralidad laboral cero, este marco de colaboración pretende facilitar el intercambio de información en aquellos casos en que detecten situaciones de riesgo grave e inminente para los trabajadores a través de la observación de los agentes de la Guardia Civil.

La Guardia Civil informará a la Dirección General de Trabajo cuando en algún centro de trabajo se estén vulnerando las normas de prevención de riesgos laborales. También deberá comunicar la información sobre accidentes laborales, independientemente de que sean o no comunicados por el sistema 112.

Este convenio quiere lograr la máxima coordinación con todos los agentes en prevención; impulsar la cultura preventiva; la mejora continua de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo; los nuevos riesgos emergentes y la prevención de enfermedades profesionales y enfermedades relacionadas con el trabajo.