Músicos aprenden técnicas de relajación

El centro hospitalario de Manises recomienda a los profesionales de la música técnicas de relajación para evitar lesiones. Están expuestos a muchas horas de ensayos, diferentes posturas para tocar instrumentos o nervios ante una audición. Además, la ansiedad escénica, el estrés o la angustia son algunas de las patologías que pueden presentarse en un músico o artista a lo largo de su carrera profesional.

El psicólogo clínico de la Unidad de Medicina de la Música y de las Artes Escénicas del Hospital de Manises, Guillermo Dalia, explica que para evitar estas situaciones que pueden derivar en problemas físicos “hay que estar formados en técnicas de relajación, especialmente la aplicada o muscular que es la más efectiva para los músicos”. Hay situaciones en la carrera de un músico donde estas técnicas tienen más relevancia. Es el caso de cuando está encima del escenario o en una audición.

Aprender las técnicas

Para los profesionales de la música, los ejercicios de relajación son importantes. La mayoría de los músicos tensa mucho y mal los músculos del cuerpo. Ocurre, fundamentalmente, con los que están en contacto con un instrumento y se encuentran en una situación de presión. Aplicar estas técnicas les evitaría lesiones y problemas de ansiedad. Para el doctor Dalia, los profesionales que aplican la relajación muscular “reducen la tensión y ansiedad y mejoran la interpretación. También tienen mayor flexibilidad en su cuerpo para la ejecución musical”.

Asimismo, el especialista apunta que lo importante es “practicar la relajación desde los primeros años que se inicia en la música” para que “se aprendan las técnicas y se convierta en un hábito automático que se practique en cualquier actividad musical”. La ansiedad y una mala postura pueden provocar problemas musculares como contracturas, tendinitis, distonías o dolores crónicos. Por tanto, es necesario la realización de ejercicios que reduzcan este estrés muscular.

La Unidad de Medicina de la Música y las Artes Escénicas cuenta con un equipo de psicólogos que, en colaboración con el resto de los profesionales, como rehabilitadores, traumatólogos, dermatólogos, o fisioterapeutas, realizan un diagnóstico del profesional para prevenir y ayudar a adoptar las estrategias necesarias para afrontar todas las situaciones que pueden generar la ansiedad, el estrés o la angustia escénica.