Los investigadores observaron que algunas de las perspectivas de los trabajadores con cáncer eran contradictorias. En algunos casos, estos opinaban que debían ser apoyados y tratados de una manera distinta, mientras que, en otros casos, mencionaban la necesidad de que fueran tratados por igual. Además, algunos percibían que el empleador facilitaba la cooperación con sus compañeros de trabajo mientras que otros consideraban que este era un obstáculo en las actividades laborales.

Para mejorar la participación del trabajador con cáncer, los investigadores observaron que las intervenciones no debían tener un enfoque único, sino que debían adaptarse a las necesidades individuales de cada uno de los supervivientes. Para lograrlo, era imprescindible que se produjera una comunicación efectiva entre los empleadores y los sujetos con cáncer que se reincorporaban al mundo laboral.

“Este estudio muestra que los empleadores deberían tener ciertos conocimientos y habilidades para apoyar a los trabajadores con cáncer que van a reincorporarse. Este hecho es importante para el desarrollo de intervenciones prácticas centradas en apoyar a los empleadores para que estos puedan cumplir una importante y compleja función y para optimizar su vuelta al trabajo”, explica Michiel Greidanus, principal autor del estudio.

Qué recomendaciones se pueden ofrecer al paciente

El National Cancer Institute ofrece una serie de recomendaciones cuando un trabajador con cáncer se va a reincorporar y que los médicos pueden trasladar a sus pacientes:

  1. Aceptar la ayuda. Si le ofrecen ayuda diga que sí. Los compañeros se sentirán más útiles y usted recibirá el apoyo que necesita.
  2. Comunicarse con los demás. Si considera que algún compañero hiere sus sentimientos resuelva el problema con esa persona personalmente. Si la situación continúa, avise al empleador o jefe por si este pudiera ayudarle.
  3. Mantener el contacto durante su recuperación. Los compañeros de trabajo se van a preocupar por usted, pero si les mantiene informados acerca de su progreso habrá más confianza con ellos y estarán menos preocupados. Hable con ellos por teléfono, por correo electrónico, o designe a un amigo o familiar para que lo haga en su lugar.  
  4. Pensar lo que va a decir acerca de su cáncer. Algunos trabajadores con cáncer prefieren no enfocarse en la enfermedad. Otros prefieren hablar de ello con naturalidad a otros trabajadores y a los empleadores para disminuir las posibles inquietudes, corregir ideas erróneas y decidir cómo trabajar en equipo. La mejor opción es la que a usted le parezca la más correcta.