#YoTrabajoPositivo busca implicar a empresas y organizaciones sociales para difundir este mensaje y romper los obstáculos laborales hacia estas personas. Tal y como señala esta organización, la tasa de desempleo entre los enfermos de VIH es superior al 50%. Los protagonistas de la campaña de Trabajando en positivo son trabajadores del ámbito sanitario, policías, bomberos o profesores.

Con esta campaña se quiere destacar que los enfermos de VIH pueden realizar cualquier ocupación u oficio, tal y como confirma la evidencia científica. “El VIH no causa una discapacidad o una disminución de la capacidad de trabajo”, recuerdan. Por otro lado, señalan que los enfermos de VIH no tienen la obligación legal de comunicar esta condición en su puesto de trabajo, según establece la Organización Internacional del Trabajo.

La directora del Plan Nacional sobre el Sida, Begoña Rodríguez, ha subrayado que el empleo es uno de los principales ámbitos de discriminación hacia los enfermos de VIH. “Gracias a los tratamientos, estas personas pueden permanecer asintomáticos y tener una esperanza de vida similar a la de la población general”, ha añadido.

Según la encuesta Evolución de las creencias y actitudes de la población española hacia las personas con VIH entre 2008 y 2012 de SEISIDA (Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida), el 25,8 % de las personas se sentiría entre algo y totalmente incómoda si algún compañero de trabajo tuviera VIH y el 23,7 % trataría de evitar a ese compañero.