La alergia a medicamentos es el tercer motivo más frecuente de consulta al alergólogo, después de la rinoconjuntivitis y el asma, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), que avala un curso sobre avances en desensibilización a fármacos celebrado el pasado mes de diciembre en Barcelona.

Según la SEAIC, entre el 15 y el 25% de la población puede sufrir alguna reacción a la medicación que usa; en la mayoría de los casos, esas reacciones pueden derivar en una reacción alérgica. Cuando la alergia a medicamentos está confirmada, se recomienda evitar el contacto con el fármaco causante de la reacción, así como con el grupo de medicamentos al que pertenezca.

Estos pacientes deben optar por una alternativa; algo que no siempre es posible. Para estos casos se plantea la desensibilización al agente terapéutico responsable de la alergia, que consiste en “inducir de forma temporal una tolerancia al fármaco causante de la alergia, permitiendo así tratar adecuadamente a los pacientes con medicamentos a los que previamente habían mostrado una reacción de hipersensibilidad”, como explica la doctora Arantza Vega, del Hospital Universitario de Guadalajara.

La SEAIC avala el curso DDIM (Drug Desensibilitation International Meeting) sobre avances en desensibilización a medicamentos, organizado por Mariana Castells, catedrática de la Universidad de Harvard y directora del Programa de Desensibilización a Fármacos del Brigham and Women’s Hospital de Boston; y Enrique Martí, profesor de Alergología e Inmunología Clínica de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC) y coordinador de la Unidad de Desensibilización del Instituto Catalán de Oncología (ICO).

De acuerdo con la especialista, que tiene más de 20 años de experiencia en el campo de la alergia a medicamentos, es necesario “extender la implantación de estos procedimientos de desensibilización de forma rutinaria en todos los sistemas de salud, a nivel nacional e internacional, por su alto valor para la supervivencia de muchos pacientes”.