La sociedad recomienda que, ante cualquier tipo de reacción tras una exposición solar, el paciente debe considerar acudir al alergólogo para su estudio. Los expertos indican que las alergias solares pueden desarrollarse en cualquier persona, ya que no son hereditarias y tampoco son más frecuentes en individuos con predisposición a sufrir otras afecciones alérgicas.

“Realmente no se trata de una alergia al sol sino de reacciones alérgicas que requieren de la exposición a la luz para su aparición”, afirma el doctor José Luis García Abujeta, del Comité de la Seiac.

En este grupo se incluyen las fotodermatitis y la urticaria solar. Ambas constituyen aproximadamente el 10% de todas las enfermedades por fotosensibilidad, según el experto. “Algunos medicamentos, perfumes y cremas solares son los principales responsables de reacciones de fotosensibilidad ya que por la acción de la luz solar estos productos se pueden convertir en sustancias alérgicas”, asegura la organización.

Los médicos señalan que los medicamentos que pueden causar esta debilidad en la piel son los antiinflamatorios no esteroideos bien utilizados de forma tópica (cremas) como cuando se toman por vía oral o pinchada. Los médicos indican que estos productos producen un eccema en la zona de la aplicación en zonas expuestas al sol e incluso reacciones más extensas cuando la administración es sistémica.