El estudio, liderado por el doctor W. Vaughn McCall, se realizó entre 240 pacientes mayores de 60 años. El objetivo fue comprobar la efectividad de combinar la terapia electroconvulsiva y el antidepresivo venlafaxina en el tratamiento de ancianos con depresión. Los participantes en este estudio presentaban niveles altos y moderados de insomnio.

Los resultados mostraron que, en el grupo de los ancianos con depresión que además presentaban niveles altos de insomnio, solo el 12% experimentó una remisión del insomnio. Los autores confirmaron que el tratamiento combinado no mostraba efectos positivos sobre el insomnio.

Los investigadores puntualizan que la venlafaxina, al igual que otros inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, se relacionan con la aparición de trastornos del sueño. De hecho, recalcan los autores de este estudio, hay evidencia de que el aumento de la serotonina que se obtiene gracias a estos fármacos puede tener efectos negativos sobre el sueño.

La terapia electroconvulsiva en Estados Unidos se usa casi exclusivamente para tratar la depresión y ocasionalmente para la psicosis y la esquizofrenia, asegura McCall. Este tratamiento consiste en una irradiación corta y controlada de electricidad al cerebro a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo. La electricidad altera la química del cerebro, lo que ayuda a algunos pacientes a sentirse mejor en cuestión de días. Los pacientes reciben un anestésico y relajante muscular para ayudar a garantizar la seguridad y comodidad.