Así lo ha anunciado recientemente el consejero de Salud andaluz, Aquilino Alonso, en una comparecencia parlamentaria en la que ha presentado las líneas esenciales de dicho plan renovador de la Atención Primaria, tal y como ha informado la agencia EFE.

Este plan se articula en 12 propuestas estratégicas, 20 líneas de intervención y 82 acciones. El objetivo es que la Atención Primaria sea el “eje y agente vertebrador” de la Sanidad pública de la región. La administración prevé ponerlo en marcha paulatinamente durante los 3 próximos años (2017-2020).

Mejorar la salud de las poblaciones, garantizar la equidad en la atención a grupos de alta necesidad, prevenir la enfermedad y la discapacidad, mejorar la eficiencia del sistema sanitario público y contribuir a su fortalecimiento son algunos de los objetivos de este programa, que contiene entre otras novedades la implantación de videoconferencias o consultas virtuales para casos consultas que no requieran la presencia física del médico, como la continuidad de los tratamientos.

Acceso a pruebas hospitalarias

Otra de las medidas novedosas supondrá el acceso de los médicos de familia a pruebas diagnósticas hospitalarias, ahora en manos de los especialistas. Además, se quiere apostar por la recuperación y estabilidad de los equipos médicos y de enfermeros afectados por la crisis, con la idea de garantizar una asistencia integral al paciente con eficiencia y equidad.

El consejero ha subrayado también el impulso a la investigación e innovación en Atención Primaria, las mejoras en formación continua y la acreditación e incentivación de los profesionales, que contarán con “mayor autonomía, estabilidad laboral y nuevos roles”. Se ha comprometido asimismo con la participación “efectiva” de la ciudadanía y los pacientes en el proceso de decisiones con repercusión sobre su salud.

Otras actuaciones pasan por mejorar la accesibilidad, tanto en el horario como en consultas no presenciales, o por impulsar una asistencia sensible a la clase social, género o poblaciones migrantes con la idea de aplicar principios de discriminación positiva. El objetivo final, según Alonso, es contribuir al fortalecimiento de la Atención Primaria en Andalucía, donde se resuelve más del 90% de los problemas de salud.