Aprender a masticar de manera correcta desde pequeños puede evitar problemas de salud crónicos, como dolores de cabeza, estómago o cervicales. Así lo recuerdan desde Compromiso y Seguridad Dental (CSD), una asociación sin ánimo de lucro que pretende establecer un estándar de calidad en la práctica médica de las clínicas dentales y en la atención que estas prestan a sus pacientes.

En un comunicado, explican que más de la mitad de la población solo utiliza un lado de la boca para masticar, en la mayoría de los casos como consecuencia de una mala disposición de los dientes. Esto da lugar a una “descompensación de las articulaciones temporomandibulares y de los dientes”, ya que la boca es una unidad morfofuncional, donde todos elementos interaccionan entre sí y se influyen.

Junto a una mala disposición de los dientes, malos hábitos como una posición adelantada de la lengua hacen que la deglución sea atípica, de manera que el avance mandibular y la mordida abierta sean mayores. “Si la función es errónea, la forma también”, apunta Ana Sada, experta en Odontología pediátrica, según la cual cambiar esos malos hábitos puede ayudar a corregir una alteración del desarrollo en ocasiones. En otras, hay que acudir a tratamiento.

“Arreglar un problema sin tener en cuenta la causa, va a producir una recidiva”, recalca la experta, que insiste que una boca que no puede masticar de manera adecuada, ya sea por una mala disposición de los dientes, por una prótesis mal diseñada, por una erupción anómala de un cordal o por cualquier otra razón, va a producir otros problemas más allá de la boca.

De acuerdo con Sada, en el marco de los tratamientos destaca la ortodoncia, que interesa a pacientes y odontólogos por distintas razones. Mientras que los primeros priman los motivos estéticos, los segundos buscan con ella corregir la morfología de la boca y mejorar su funcionalidad. Así, por ejemplo, hay casos en los que se recomienda colocar una ortodoncia antes de poner implantes, ya que colocar implantes “en una boca que no tiene un buen equilibrio va a condicionar la función tanto a corto como a largo plazo”.