El consejero de Salud, Antoni Comín, ha presentado el nuevo indicador socioeconómico, elaborado por la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (Aqua), y que, a partir del próximo año, se utilizará para determinar la asignación de recursos a 369 las áreas básicas de salud (ABS) de Cataluña.

Con el objetivo de “reducir las desigualdades en salud”, Aqua ha propuesto nuevos factores a tener en cuenta para la reasignación monetaria, entre los que destaca el porcentaje poblacional con un nivel bajo de instrucción, el de población con rentas anuales inferiores a 18.000 euros; y el de rentas anuales superiores a 100.000 euros.

“En la actual fórmula de asignación tienen poco peso las desigualdades sociales, verdaderas generadoras de desigualdades en salud, pero con esta nueva manera de hacer las abordaremos aún mejor”, celebra Comín. Además, este nuevo indicador promete ser “comprensible, actualizable anualmente y aplicable a todos los territorios de Cataluña”, asegura el consejero.

Se trata de una “radiografía completa de la sociedad catalana, un mapa de necesidades en salud prácticamente único en Europa” que, además, pone de manifiesto la existencia de territorios que disfrutan asignaciones por encima o por debajo de la media sin ninguna consideración de tipo socioeconómico. El diagnóstico de la comunidad autónoma “debe ser indiscutible y permanecer en el sistema para explicar el por qué del pago en el ámbito de la primaria”, concluye.

Una vez identificados los aciertos y errores de la financiación, el departamento de Salud implantará el nuevo plan de forma progresiva. La primera fase, ya en curso, ha señalado 180 ABS que merecen recibir mayor financiación de la que hasta ahora han percibido. Durante el año 2017 recibirán una dotación de 13 millones de euros, que llegarán a los 65 millones en 2021.  La segunda fase, que se desarrollará en el marco del Plan Estratégico de Atención Primaria y Salud Comunitaria, consistirá en la actualización de las asignaciones por adición presupuestaria.