Las células humanas también podrían ser modificadas genéticamente para generar hormonas y moléculas y ofrecer una solución personalizada a los pacientes a través de la interfaz tecnológica desarrollada por estos científicos, que permite una regulación inalámbrica de la actividad celular con un teléfono que tenga el sistema operativo Android.

“Una plataforma que permita modificar las células humanas para que puedan ser controladas por señales electrónicas digitales podría explotar al máximo el potencial de la medicina celular al combinar el diagnóstico con la precisión terapéutica”, explican los investigadores en un comunicado de la agencia EFE.

Estas células fueron creadas a partir de la combinación de tejidos vivos y tecnología que producen insulina cuando son iluminadas por una luz del espectro “rojo lejano”. Los investigadores añadieron luego estas células a un compuesto blando y biocompatible que contiene luces LED inalámbricas que pueden apagarse o encenderse a través de un campo electromagnético externo.

Al implantar estas células en la piel de los ratones, los científicos administraron dosis de insulina de forma remota mediante una aplicación del teléfono. Los científicos consideran que lograr esta conexión digital con las células representa un importante avance y que el concepto “allanará el camino para una nueva era de medicina de precisión personalizada, digitalizada y global”.