Las personas frágiles y de mayor edad son las que tienen más probabilidades de tenerlas, a pesar de que podrían ser evitables en la mayoría de los casos. Por este motivo, se ha querido involucrar a profesionales de los servicios de cirugía, vascular, medicina interna y atención primaria, muchos de ellos pertenecientes al Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP).

La guía que elabore este grupo de trabajo debe servir como referencia a profesionales, médicos, enfermeros y auxiliares de enfermería, tanto del área sanitaria como sociosanitaria. Este grupo multidisciplinar también plantea establecer un método unificado para describir las úlceras de presión, así como en relación al registro, evolución cuidados y tratamiento por parte de los profesionales encargados del cuidado de los pacientes.

Con esta guía se pretende disminuir la variabilidad de los cuidados enfermeros y la toma de decisiones clínicas con el fin de optimizar los cuidados y, por tanto, mejorar la calidad de vida y seguridad de los pacientes. Asimismo, este grupo multidisciplinar procurará realizar estudios de prevalencia e incidencia de las úlceras por presión en el Área de Salud de Cuenca y en el manejo de indicadores relacionados con la calidad de los cuidados, según indican.