El consumo de suplementos de nutrición deportiva ha crecido un 7% en España, de acuerdo con Euromonitor International. Sport Nutrition in Spain, tal y como ha informado la Universidad Abierta de Barcelona (UOC). Dicho aumento se enmarca en un incremento mundial del uso de estos productos.

Según recoge la agencia EFE, los datos de Global Industry Analysts mostraban que la industria de la nutrición deportiva movía 5.000 millones de dólares en el mundo en 2013; las previsiones para 2018 hablan de 6.170 millones, lo cual supone un incremento del 23%.

“Este mercado cambia constantemente y los productos que hace unos años eran exclusivamente para atletas y culturistas atraen cada vez más a deportistas aficionados, sobre todo a los más jóvenes”, apunta Anna Bach y Laura Esquius, que coordinan el posgrado de Nutrición, Rendimiento Deportivo y Salud de la UOC.

Ingredientes no autorizados

De acuerdo con las expertas, este aumento del consumo está relacionado con el interés creciente por mantener “un estilo de vida saludable mediante la práctica del deporte”. No obstante, advierten de que muchos de estos productos pueden contener “ingredientes cuestionables” e, inclusos, sustancias prohibidas.

Gestionar este último asunto es, según Esquius y Bach, “uno de los principales desafíos” a los que debe hacer frente la industria de la nutrición deportiva. “La alternativa que ofrece más garantías -añaden- es consultar las listas desarrolladas por entidades que certifiquen la ausencia de sustancias de dopaje en los productos”.

Ayuda tecnológica

En España, la encargada de gestionar la lucha contra el dopaje es la Agencia para la Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), que ha creado la aplicación NØDopApp, a través de la cual se pueden consultar los medicamentos autorizados y comercializados en España, así como sus principios activos y verificar si contienen sustancias prohibidas en el deporte.

Por su parte, la asociación European Specialist Sport Nutrition Alliance (ESSNA), que representa los intereses del sector de la nutrición deportiva en la Unión Europea, aconseja al consumidor revisar el etiquetado de estos suplementos nutricionales para comprobar qué ingredientes contienen y en qué cantidades; también recomienda que se compren a los fabricantes o a un minorista reconocido y acreditado.

El estudio Doping through supplement use: a review of the available empirical data, señala que entre un 40 y un 70% de los atletas consume productos de nutrición deportiva, de los cuales entre un 10 y un 15% puede contener sustancias prohibidas que podrían dar lugar al llamado “dopaje accidental”.