El cuidado de los pies en pacientes reumáticos es importante a la hora de hacer ejercicio, según se ha puesto de manifiesto en el I Curso de Patología del Pie que ha celebrado la Sociedad Española de Reumatología (SER), en el que se ha insistido en los beneficios de la actividad física para esta población.

Tal y como ha informado la sociedad, el ejercicio físico ayuda a las articulaciones, evita posibles comorbilidades y mejora el estado de ánimo, por lo que es recomendable en pacientes reumáticos. Sin embargo, es necesario tomar las precauciones para que no se produzca ningún daño. Esto incluye el cuidado de los pies, sobre el que se ha elaborado un decálogo que recomienda:

  1. Someterse a la revisión de un reumatólogo que evalúe la enfermedad y aconseje la práctica deportiva más apropiada.
  2. Acudir a un podólogo que valore la salud de los pies.
  3. Conocer qué tipo de pie se tiene y el deporte que se va a practicar antes de elegir el calzado deportivo.
  4. Escoger un calzado con buena amortiguación y absorción, en especial si se va a practicar un deporte de impacto o se va a realizar en suelo duro.
  5. Calentar siempre antes de empezar la actividad.
  6. Lavar y secar bien los pies, sobre todo entre los dedos.
  7. Realizar un corte recto adecuado a la morfología las uñas para evitar que se encarnen.
  8. Revisar el estado de los pies tras la práctica y acudir a un especialista en caso de cualquier anomalía.
  9. Acudir al especialista en caso de que duelan los pies durante la práctica o después de ella.
  10. En caso de lesión, no reanudar la actividad física hasta que se resuelva el problema por completo.

Este decálogo sobre el cuidado de los pies en pacientes reumáticos que practiquen deporte se ha llevado a cabo con la colaboración de M.ª Pilar Macarrón Pérez y Margarita Blanco Hontiyuelo reumatóloga del Hospital Clínico San Carlos, y María Luz González Fernández y Rosario Morales Lozano, profesoras de Patología Podológica y Cirugía del pie en la Universidad Complutense de Madrid respectivamente.