El objetivo de este estudio es evaluar los efectos de combinar la terapia conductual con los medicamentos para dejar de fumar, si se comparan con la habitual atención, e identificar si hay distintos efectos según las características del entorno de tratamiento, la intervención o la población tratada.

Las búsquedas para llevar a cabo este estudio se hicieron en el Registro Cochrane de Adicción al Tabaco en el mes de julio de 2015. Los pacientes elegidos fueron aquellos cuyos expedientes incluían cualquier tipo de farmacoterapia, por ejemplo, los tratamientos de reemplazo de la nicotina, bupropión, nortriptilina o vareniclina.

Los ensayos controlados que evalúan combinaciones de farmacoterapia y apoyo conductual para dejar de fumar, aleatorios o cuasi-aleatorios, se compararon con un control que recibió un apoyo conductual menos intensivo. Se excluyeron los ensayos que reclutaron solo a las mujeres embarazadas, adolescentes y aquellos con menos de 6 meses de seguimiento.

La mayoría de los estudios proporcionaron terapias de reemplazo de la nicotina. Los especialistas eran quienes asesoraban para abandonar el hábito tabáquico mediante 4 y 8 sesiones de apoyo. En general, los estudios tuvieron poco riesgo de sesgo, y los resultados no fueron sensibles a la exclusión de cualquiera de los estudios clasificados con alto riesgo de sesgo.

Las intervenciones que combinan la farmacoterapia con el apoyo conductual fueron más exitosas que aquellas que tenían una mínima intervención de asesoramiento. La actualización de esta revisión con 12 estudios adicionales (5.000 participantes) no cambió significativamente la estimación del efecto.