En Cataluña, el 23,5% de la población mayor de 15 años fuma a diario y se registran 120.000 bajas laborales al año por causas comunes, ha destacado la CAMFiC en una nota de prensa. Los responsables del estudio han observado que dejar de fumar parece disminuir el número de incapacidades temporales.

El estudio se ha llevado a cabo en el equipo de Atención Primaria (EAP) Florida Norte de Hospitalet de Llobregat del Instituto Catalán de la Salud, en 450 pacientes fumadores, exfumadores (pacientes que hacía más de 3 años que habían dejado de fumar) y no fumadores. Los resultados muestran que la media de incapacidades temporales por paciente en todo el periodo estudiado (2009-2015) fue un 80% superior en los pacientes que continuaban fumando.

En el caso de los exfumadores, un 64% nunca coge una baja laboral, mientras que, en el caso de los fumadores, este porcentaje baja hasta el 53%. Con estos datos, el autor principal del estudio, José Luis Ballvé, considera necesario replantearse la financiación del tratamiento antitabaco en los pacientes fumadores, puesto que, al disminuir el número de bajas laborales, se mejorará la productividad y se reducirá el coste de la seguridad social.

Si se demuestra en estudios posteriores la disminución de la incapacidad temporal en estos pacientes que han dejado el tabaco recientemente, “tendríamos un argumento económico más, basado no solo en el coste sanitario sino en el coste laboral, para que empresas y administraciones públicas financiaran los medicamentos para dejar el tabaco”, concluye.