La ecografía por compresión puede ser una herramienta fiable en el diagnóstico de la trombosis venosa profunda incluso si es realizada por médicos de familia. Es una de las conclusiones de un estudio liderado por el Ospedale Civile di Livorno (Italia) que se ha publicado en la revista Annals of Family Medicine.

De acuerdo con los autores, los pacientes con sospecha de trombosis venosa profunda en extremidades inferiores suponen un reto diagnóstico para los médicos de familia. El trabajo evalúa la precisión diagnóstica de la ecografía por compresión realizada por estos facultativos, así como por expertos en ecografía vascular.

Se incluyeron 1.107 pacientes sospechosos de trombosis venosa profunda evaluados entre mayo de 2014 y mayo de 2016 mediante ecografía por compresión. La prueba la realizaron tanto médicos de familia como expertos, sin conocer los hallazgos del otro grupo. En los casos con resultado negativo o no diagnóstico, el mismo médico repitió la prueba después de 5-7 días.

Los expertos diagnosticaron trombosis venosa profunda en 200 pacientes. Hubo un acuerdo “excelente” entre los resultados de los especialistas y los médicos generales. La ecografía por compresión realizada por estos últimos tuvo una sensibilidad del 90% y una especificidad del 97%.

Los autores consideran que estos resultados sugieren que, “incluso en manos de médicos no especializados en ecografía vascular”, la ecografía por compresión puede ser una herramienta fiable para diagnosticar la trombosis venosa profunda. Aun así, apuestan por realizar más estudios que evalúen la implementación de estrategias de entrenamiento adecuadas para maximizar la habilidad de los médicos generales.