El estrés del profesional sanitario puede controlarse y reducirse con la práctica del mindfulness. Un equipo de profesionales de Atención Primaria de Navarra ha comprobado la eficacia de esta técnica en la mejora del estado emocional de los profesionales sanitarios. Según informa el Gobierno de Navarra, este trabajo ha sido premiado como mejor investigación de resultados en salud en el XXVIII Congreso de Comunicación y Salud, celebrado recientemente en Córdoba.

A través de esta investigación se pretendía evaluar la efectividad del programa de mindfulness y autocompasión en los niveles de estrés del profesional sanitario, así como sobre el cansancio emocional, también conocido como burnout. Tal y como asegura el Gobierno de Navarra, diferentes estudios sitúan por encima del 40% la sensación de cansancio emocional de los profesionales de Atención Primaria.

Concretamente, los investigadores han identificado que las técnicas mindfulness resultan eficaces para aumentar los niveles de resiliencia (capacidad de superar la adversidad) y el bienestar psicológico de los profesionales, lo que mejora la relación médico-paciente y la práctica clínica. Esta investigación, señalan, confirma la capacidad del mindfulness para reducir el estrés del profesional sanitario.

Al finalizar este programa, los responsables del estudio constataron una importante reducción del estrés percibido y del agotamiento emocional entre los participantes, en comparación con el grupo que no recibió formación en mindfulness. También fueron significativas las mejoras detectadas en otras subescalas analizadas, como su capacidad de observar, describir, actuar conscientemente, no juzgar y no reaccionar.