Tal y como ha explicado el doctor Sandosh Padmanabhan, autor principal del estudio, el trastorno bipolar está asociado a un incremento de la presión arterial y la depresión a un mayor riesgo de padecer hipertensión. Para evaluar la relación entre los antihipertensivos y estos 2 trastornos psiquiátricos los investigadores analizaron los datos de 144.066 pacientes con edades comprendidas entre los 40 y los 80 años. Todos ellos habían tomado antihipertensivos durante 90 días. Estos datos se compararon con los de 111.936 pacientes que no tomaban antihipertensivos.

Los investigadores analizaron la relación de 4 antihipertensivos (antagonistas del calcio, bloqueadores beta, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los bloqueadores del receptor de angiotensina) con el riesgo de padecer depresión o trastorno bipolar. Durante la investigación, 299 pacientes fueron ingresados por trastornos del ánimo. Aquellos a los que se había tratado con betabloqueantes y antagonistas del calcio eran 2 veces más propensos a ser hospitalizados. Así afectan los antihipertensivos a tu sentido del humor

Por su parte, los pacientes tratados con antagonistas de la angiotensina tenían un riesgo más bajo de hospitalización por depresión o trastornos bipolar en comparación con los pacientes tratados con otros medicamentos para la presión arterial y las personas que no seguían ningún tratamiento antihipertensivo.