El documento revisa la utilización de la medicación anticoagulante, los criterios de derivación y de seguimiento en los diferentes niveles de atención, así como los diferentes protocolos de actuación para la retirada y reinicio de la anticoagulación ante diferentes situaciones como son las extracciones dentarias, la cirugía o las endoscopias digestivas. La guía ha sido remitida a todos los profesionales de Atención Primaria (médicos, enfermeras y odontólogos).

Por otra parte, el protocolo de Recomendaciones de estudio y manejo en Atención Primaria y criterios de derivación de los principales motivos de consultas hematológicas revisa los motivos de consulta más frecuentes en Atención Primaria. Entre ellos, se encuentran la anemia, la poliglobulia, el aumento de la ferritina, el manejo de leucocitosis y la leucopenia, el manejo del paciente con adenopatías o esplenomegalia, y la alteración de las plaquetas y de la coagulación.

El protocolo recoge criterios diagnósticos para cada tipo de alteración, así como recomendaciones de estudio en el primer nivel, criterios de derivación y pautas de tratamiento en los casos que proceda. Este archivo se ha remitido a todos los profesionales del área sanitaria de Toledo, cuya presentación se llevará a cabo en próximas sesiones conjuntas en los centros de salud.

El objetivo del protocolo es servir de apoyo al médico o pediatra de Atención Primaria en el manejo de los problemas hematológicos más frecuentes y en la derivación de pacientes al servicio de hematología con unos criterios estandarizados. Según indica la Consejería de Sanidad de Castilla La Mancha en un comunicado, ambos documentos representan un claro ejemplo de coordinación entre los diferentes niveles asistenciales.