La exposición al amianto es, en el 70% de los casos, laboral. Así lo pone de manifiesto un estudio realizado por equipos de investigadores catalanes y financiado entre el Instituto Universitario de Atención Primaria (IDIAP) Jordi Gol, el Instituto Catalán de la Salud y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Tal y como detalla el IDIAP en una nota de prensa, el objetivo de esta investigación era conocer las patologías que llevan a ponerse enfermo y a morir a causa de la exposición al amianto. En este sentido, los investigadores analizaron la población de la zona del Vallés Occidental (500.000 personas) y evaluaron las enfermedades que habían sufrido por inhalación de amianto entre 1970 y 2006.

De la población estudiada, 544 personas fueron diagnosticadas con alguna enfermedad relacionada con el amianto. En torno al 40% de los pacientes sufrían más de una enfermedad relacionada con la exposición al amianto y una de cada 4 personas sufría una enfermedad maligna, destaca el IDIAP en una nota de prensa.

La fuente de exposición principal, subraya el IDIAP, es la laboral (70% de los casos) y se alarga más de 20 años. Por detrás se sitúa la exposición medioambiental (15%). Los autores del estudio detectaron que el amianto tarda cerca de 40 años de media en provocar problemas de salud. En opinión de los investigadores, la investigación permite conocer el alcance de la exposición al amianto en el conjunto de la población civil.

Por otro lado, destacan que gracias a este estudio se pueden conocer los efectos sobre la salud cuando se acumulan enfermedades benignas causadas por el amianto y avanzar en el diagnóstico de una enfermedad relacionada con esta sustancia. Tal y como denuncia el IDIAP, en la actualidad hay hasta 125 millones de trabajadores que siguen en contacto directo con el amianto. Los investigadores afirman que “la ausencia de una política de salud dirigida al amianto imposibilita erradicar la muerte por inhalación de este material”.