La hiperplasia benigna de próstata es el primer motivo de consulta urológica.

La hiperplasia benigna de próstata se maneja en Atención Primaria en el 70-80% de los casos gracias al consenso alcanzado por urólogos y médicos de familia hace una década. Así lo asegura Antonio Fernández-Pro, presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), una de las organizaciones que participaron en la creación del documento. Junto a ella, la Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria (SEMERGEN), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) y la Asociación Española de Urología (AEU), con la colaboración de GSK.

Tal y como recuerda el laboratorio, el documento Criterios de Derivación en Hiperplasia Benigna de Próstata para Atención Primaria es una guía de diagnóstico, tratamiento y seguimiento de las personas afectadas. Sirvió para unificar criterios de manejo de esta enfermedad, la patología prostática más frecuente. Además, se trata del primer motivo consulta en los servicios de urología y la segunda causa de ingreso por intervención quirúrgica en los varones.

“La creación de este manual ha beneficiado a miles de pacientes en estos años. Ha permitido que el abordaje de la hiperplasia benigna de próstata sea más costo-efectivo que hace 10 años y el paciente ha ahorrado tiempo en consultas y pruebas innecesarias”, comenta Manuel Esteban, presidente de la AEU.

En ese sentido, Fernández-Pro recuerda que el consenso ha permitido que el médico de familia maneje “prácticamente al 70-80% de los pacientes”. “La implicación del médico de Atención Primaria, que antes era bastante escasa, logró darle mayor difusión y un consenso universal en nuestro ámbito de actuación”, añade. Para el experto, el consenso es además “una de las escasas guías a nivel internacional que se ha hecho en colaboración entre Primaria y urólogos”.

Constante renovación

Desde de lanzamiento, en diciembre de 2008, se han publicado varias ediciones de esta guía con las últimas actualizaciones. Asimismo, se ha adaptado el documento a la era digital. De esta forma, se ha creado una aplicación disponible para iOS y Android que incluye recursos digitales. Por ejemplo, imágenes, mapas, vídeos y algoritmos. “Estas nuevas formas de utilización suponen una herramienta fundamental en el fortalecimiento de los diferentes procesos que se realizan a través de la ciencia y la tecnología”, señala el presidente de la SEMG.

“Debemos seguir renovando el documento contando con el feedback de los profesionales para su continua actualización. Es importante que sigamos adelante con la identificación de áreas mejorables y continuemos implementando versiones 3.0 y 4.0 con nuevas aportaciones diagnósticas y terapéuticas en la hiperplasia benigna de próstata”, subraya Esteban.

Hiperplasia benigna de próstata

La hiperplasia benigna de próstata afecta al 25% de los varones mayores de 50 años y a un tercio de los mayores de 60. En el caso de los mayores de 80 años, el porcentaje de afectados asciende al 80%. Se trata de una patología crónica que afecta a la calidad de vida, ya que limita las actividades cotidianas e interrumpe el sueño. Por todo ello es, probablemente, es uno de los principales motivos de consulta en urología. También lo son otras entidades como incontinencia urinaria, disfunción eréctil, infección de orina y cánceres urológicos. Puede provocar:

  1. Retención aguda de orina.
  2. Obstrucción del tracto urinario.
  3. Alteraciones del funcionamiento de la vejiga.
  4. Formación de cálculos vesicales.
  5. Deterioro progresivo de la función renal.