El laboratorio central del Complejo Hospitalario de Jaén se ha robotizado para acortar tiempos, reducir errores y aumentar la seguridad del proceso. Asimismo, se incrementa la eficiencia gracias a una mayor capacidad de producción de determinaciones, que hace que los resultados analíticos se obtengan en menos tiempo.

Según ha informado la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, el laboratorio central de Jaén procesa entre 1.800 y 2.000 solicitudes analíticas cada día, con una media de entre 20-25 determinaciones por petición, lo cual supone un total de 50.000 determinaciones diarias. Su remodelación ha incluido la reestructuración de espacios y la adquisición de nuevo mobiliario y equipamiento.

En estos momentos, el laboratorio central ocupa 642 metros de la primera planta del Hospital Médico-Quirúrgico de Jaén. Incluye un área de recepción y distribución de muestras, donde se reciben las muestras para todas las áreas del laboratorio (Análisis Clínicos, Inmunología, Bioquímica y Microbiología) y el área central, en la que se ubican las diferentes plataformas analíticas que dan respuesta al 70% de la actividad del laboratorio. Esta segunda área incluye:

  1. Zona de Hematología.
  2. Laboratorio de respuesta hospitalaria (urgencias).
  3. Plataforma analítica, (un sistema totalmente automatizado que integra las fases preanalítica, analítica y postanalítica.
  4. Laboratorios especializados (Inmunología, Bioquímica en primera fase y Biología Molecular y Genética en una segunda fase).
  5. Área de validación facultativa.
  6. Almacenamiento.
  7. Sala de estar.

Según la consejera de Salud, Marina Álvarez, la reforma integral del laboratorio central del Complejo Hospitalario de Jaén supone “importantes ventajas para los profesionales, que cuentan con las más avanzadas tecnologías para aportar mayor calidad y seguridad a su trabajo diario, y unos espacios renovados, diáfanos y confortables”. Asimismo, los pacientes “se benefician de esta apuesta tecnológica, ya que verán reducidos los tiempos de espera” y “necesitarán menos pinchazos”. La segunda fase del proyecto contempla la unificación de las áreas administrativas y el traslado de los laboratorios restantes a las nuevas instalaciones.