La escuela de pacientes de ERC (enfermedad renal crónica) impulsada por la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja ha cumplido un año, durante el cual ha llegado a tener medio centenar de usuarios. Se trata de un espacio de intercambio de experiencias entre profesionales, enfermos y cuidadores, tal y como recoge la agencia EFE.

Esta escuela de pacientes de ERC cuenta con una plataforma digital abierta, en la que los enfermos tienen disponible información actualizada de forma permanente, según ha explicado la jefa del servicio de Nefrología del Hospital San Pedro de Logroño, Enma Huarte, durante los Espacios de salud que organizan el Gobierno regional y la Asociación de la Prensa de La Rioja.

La directora de Enfermería de la Fundación Hospital de Calahorra, Silvia Vaquero, ha acompañado a Huarte, que coordina la Estrategia de Cronicidad de la Enfermedad Renal Crónica de La Rioja. De acuerdo con la especialista en Nefrología, la escuela de pacientes es “muy interactiva”, ya que permite que los enfermos formulen preguntas a los profesionales y ofrece visitas guiadas al servicio para que se pierda el miedo a la diálisis.

Asimismo, se proporciona formación presencial a través de talleres y sesiones grupales con otros enfermos y con profesionales. Entre otras cuestiones, se ofrecen pautas controladas para que los pacientes se encarguen de su autocuidado. Los contenidos que se elaboran, además, se difunden a través de las redes sociales.

Rehabilitación cardiaca

Junto a la escuela de pacientes de ERC, La Rioja ha puesto en marcha una escuela de pacientes de rehabilitación cardiaca en el Hospital Fundación de Calahorra. A lo largo de 2 años ha contado con un centenar de usuarios, que se prevé aumenten próximamente, ya que se pretende extender el servicio al resto de la comunidad, tal y como ha detallado Vaquero.

En este caso, se realizan sesiones grupales en las que se dan nociones para cambiar hábitos de vida, como alimentación, ejercicio y comidas incompatibles con los medicamentos. Estos espacios, ha dicho la enfermera, propician que haya “mayor complicidad” entre los profesionales sanitarios y los enfermos, que aprenden a responsabilizarse de su recuperación. Después de 8 semanas de rehabilitación tras un proceso agudo, los pacientes pueden hacer vida normal, ha asegurado.

Según Huarte, estas escuelas de pacientes buscan implicar de forma “activa” a los pacientes en su recuperación. Está previsto que en breve se pongan en marcha en la región otras escuelas dedicadas a diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) e hipertensión. Las escuelas de pacientes surgieron en la Universidad de Standford (Estados Unidos); la Universidad Autónoma de Barcelona adaptó el modelo a España.