El Departamento de Dermatología del Hospital Clínico de Barcelona ha llevado a cabo un estudio observacional, prospectivo y unicéntrico sobre capacidad alergénica de la merbromina en comparación con otros antisépticos tópicos de uso frecuente en la práctica clínica; tales como la clorhexidina, la eosina o la povidona iodada.

“Pese a su uso tan extendido, el Grupo Español de Investigación en Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea, no incluye los antisépticos tópicos en la serie estándar que se realiza ante la sospecha de dermatitis alérgica de contacto”, justifica Susana Baltá, autora principal del texto que publica Actas Dermo-Sifiliográficas.

Según el estudio, de los 105 pacientes analizados el 1,9% presentó dermatitis alérgica en contacto con la merbromina (Mercromina Film®) y el 12,4% con la povidona iodada (Betadine®). Este último porcentaje fue estadísticamente significativo en comparación con el resto de antisépticos tópicos estudiados; de manera que, “la mayor capacidad alergénica se encontró con la povidona iodada”, concluyen.