Protección solar, preparación.

La protección solar no es una garantía contra la radiación. Así de tajante ha sido Carmen Alcántara, dermatóloga del Hospital Quirónsalud Córdoba, en un comunicado donde hablaba de las primeras exposiciones solares. Tal y como dijo, las primeras tomas de contacto con el sol deben vigilarse para crear una protección natural.

La dermatóloga recordó que no hay que permanecer mucho tiempo al sol aun con protección solar. La crema, además, debe darse de manera uniforme y en buena cantidad por todo el cuerpo media hora antes de ponerse al sol. Esta operación, hay que repetirla cada 2 horas y tras el baño o la traspiración.

Durante las primeras exposiciones al sol, la protección solar tiene que ser muy elevada y de amplio espectro. Para ella, las mejores son las que combinan filtros contra la radiación UVA y UVB, luz visible e infrarrojos, causantes de envejecimiento, quemaduras y cáncer. También recordó que no hay que olvidarse de los labios, y usar barras específicas para ellos. Las cremas del año anterior, según dijo, hay que desecharlas siempre.

Nutricosmética, la protección solar oral

Alcántara no aconseja las sesiones de rayos UVA como método para preparar la piel, pero sí la protección solar oral. Estos nutricosméticos tienen vitamina C, D, E, carotenos y antioxidantes, pero nunca sustituyen a las cremas; las complementan. Después de haberse expuesto al sol, hay que hidratar la piel por fuera y por dentro. Por eso aconseja bebes agua o zumos naturales y darse crema hidratante.

Los dermatólogos insisten en que la protección solar tiene que usarse, aunque el día esté nublado porque los rayos atraviesan las nubes. Por último, recuerda que se evite la exposición solar a horas centrales y se use ropa adecuada (gorras, gafas…). Ciertos tipos de pieles, como las de los niños y ancianos o embarazadas, son especialmente sensibles al sol.