La AP es el servicio de salud más usado, lo que lo convierte en el escenario más adecuado para las intervenciones individuales, grupales y comunitarias que promueven la salud y previenen las enfermedades. Estas intervenciones deben tener una visión amplia que incluya el lugar dónde se llevan a cabo, los profesionales que las realizan y las personas a las que van dirigidas.

El proyecto EIRA está desarrollado por un grupo de investigadores miembros del grupo GRenSSAP (Grupo de Investigación en Servicios de Salud en Atención Primaria) de la Red de Investigación en Actividades Preventivas y Promoción de la Salud (redIAPP). Hoy en día, hay que demostrar la capacidad de implementarse a largo plazo para que el ciudadano vea beneficios.

Este estudio sigue una metodología basada en 5 fases secuenciales y las directrices de diseño y evaluación de intervenciones más complicadas llevadas a cabo por el Medical Research Council. Según la metodología empleada, la primera fase es la “preclínica” o “teórica”. En ella, se sintetizan pruebas científicas que formen parte de la intervención.

Este primer paso intenta asegurar que la intervención produzca los efectos que se desean conseguir. Por esta razón, se hicieron 12 revisiones, 10 de las cuales se publicaron en un monográfico en la revista Preventive Medicine llamado Health Promotion and Disease Prevention in Primary Health Care: a focus on complex and multi-risk interventions.

Las revisiones de este monográfico resumen las pruebas científicas disponibles acerca de las intervenciones hechas en Atención Primaria para promover la salud mental y las conductas saludables entre la población, así como para prevenir las enfermedades cardiovasculares, la depresión y la ansiedad.