Aunque la mayoría de los pacientes se recuperan de la función normal en las semanas posteriores a la parálisis inicial, algunos desarrollan falta de coordinación permanente de los movimientos faciales en el lado afectado de la cara. Los científicos estudiaron la recuperación a largo plazo (15 meses) de 51 pacientes con parálisis facial por la enfermedad de Lyme que necesitaron un seguimiento del nervio central facial.

Los pacientes fueron divididos en 3 grupos: triple terapia (antibióticos, antivirales y corticoides), doble terapia (antibióticos y corticoides), o monoterapia (antibióticos) para determinar si podrían existir diferencias en los resultados de la función facial a largo plazo. Los resultados mostraron que la triple y doble terapia tenía una peor recuperación de la función facial a largo plazo, que aquellos que solo se trataban con antibióticos.

Nate Jowett, cirujano de reconstrucción facial del Massachussets Eye and Ear explica que "teniendo en cuenta que ninguna investigación previa ha demostrado de manera concluyente el beneficio del tratamiento con corticosteroides por cualquier manifestación de la enfermedad de Lyme, incluyendo las manifestaciones neurológicas, reumatológicas o cardíacas, instamos a una fuerte precaución en la prescripción de corticoides en aquellos casos en los que la parálisis facial es claramente el resultado de la enfermedad de Lyme hasta que esté disponible una mejor evidencia ".