La investigación se ha basado en los datos de 1.859 individuos españoles, contenidos en el informe ANIBES, de 3.323 ciudadanos italianos, a través de la Encuesta Nacional de Consumo de Alimentos en Italia, y 94.939 sujetos franceses, registrados en la base de datos NutriNet-Santé.

Según estos datos, el 87% de los hombres españoles bebe menos de lo aconsejado, así como el 78% de las mujeres. Ellos consumen una media de 1,7 litros, y ellas, una media de 1,6 litros, cuando la cantidad indicada es de 2,5 y 2 litros respectivamente según sexos. La European Food Safety Authority (EFSA) aconseja que entre el 70 y el 80% de estos líquidos debe ser aguay el resto, sólidos.

La primera fuente de hidratación es el agua, el segundo nivel serían líquidos que no tienen calorías, el tercero, bebidas que aportan valor nutricional y, por último, bebidas que tienen azúcares añadidos”, especifica el director de CIEAH para Latinoamérica, Javier Aranceta-Bartrina, en declaraciones a la agencia EFE.

“En torno al 65% del cuerpo, en el caso de los adultos, es agua, por tanto la cantidad y la calidad del agua y  su renovación va a depender, en buena medida, de nuestro estado de salud, nuestro estado de hidratación y de nosotros mismos”, matiza el experto.

Según el director internacional de CIEAH, Lluís Serra-Majem, el estudio muestra no solo que los españoles beben menos de lo que sería saludable, sino también que “es necesario poner en marcha políticas en el campo de la salud y la nutrición con el fin de incrementar el consumo total de agua entre la población en Europa”, concluye.