“Los asistentes han profundizado en la afectación psicológica en los pacientes con psoriasis y las comorbilidades metabólicas que se asocian a esta patología”, resume Yolanda Hernando Sanz, responsable de Continuidad Asistencial del Centro de Salud Federica Montseny y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Así mismo, “se ha reflexionado sobre la indicación, seguridad y diferencias entre los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y cuándo sospechar enfermedad reumática inflamatoria en los pacientes con psoriasis”, añade Carmen Pantoja Zarza, la directora gerente del hospital anfitrión y encargada de celebrar la inauguración del evento.

Durante el transcurso del congreso, diversos ponentes han presentado casos clínicos relevantes de artropatía psoriásica aunque, según los organizadores, “cabe destacar la exposición de Pablo de la Cueva Dobao, jefe de Dermatología del hospital y vicepresidente de la Sección Centro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (ACAEDV)”.

Su disertación ha versado sobre el Informe global sobre la psoriasis elaborado desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que se cataloga la psoriasis como una enfermedad crónica e incapacitante. “Se desconoce su causa, pero se sabe que el estrés y ciertos procesos infecciosos pueden motivar su aparición”, recuerda Dobao.

“En el 80% de los casos cursa de forma leve, sin embargo, un porcentaje considerable puede desarrollar formas graves, con gran afectación a nivel físico y la consiguiente disminución de su calidad de vida” advierte el dermatólogo ya que, “entre un 15% y un 20% de los pacientes con psoriasis puede evolucionar hacia la artritis psoriásica”.

En este sentido, los organizadores han querido recordar que el Infanta Leonor cuenta con una consulta multidisciplinar sobre psoriasis y artritis psoriásica, atendida conjuntamente por los Servicios de Dermatología y Reumatología, “con el fin de mejorar y agilizar el proceso diagnóstico y terapéutico de los pacientes”, explican.