Los virus que atacan al sistema nervioso y la médula espinal afectan también al aparato digestivo, ya que su presencia en sangre mata igualmente a las neuronas del intestino, según un estudio en ratones llevado a cabo por la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis. Virus como el Powassan, el Kunjin o el del Nilo Occidental, pueden causar bloqueo intestinal y problemas de evacuación en los roedores que, para este estudio, fueron infectados con el virus del Nilo Occidental.

Según narra el autor, Michael S. Diamond, el equipo se encontraba estudiando el virus en este modelo animal cuando observaron que los intestinos de los sujetos estaban llenos de heces en su parte superior vacíos más abajo. “Nos dimos cuenta de este bloqueo hace mucho tiempo, pero lo ignoramos porque, en ese momento, no era el foco de nuestra investigación”, admite Diamond en declaraciones que recoge la agencia Xinhua.

Al centrar la investigación en este efecto, el profesor de Medicina y su equipo observaron que el virus y otros similares, causaban una expansión del intestino y la ralentización del tránsito. En una segunda fase de la investigación comprobaron que, al inyectar el agente en las patas de los ratones, este viajaba por el torrente sanguíneo hasta llegar a la pared intestinal e infectar las neuronas.

Al tratar de deshacerse del virus, las células inmunológicas acaban también con las neuronas impidiendo así la contracción muscular del aparato digestivo. En la mayoría de los roedores infectados, los síntomas desaparecían de forma gradual pasadas unas 8 semanas; sin embargo, “en los ratones con virus no relacionados o estimulantes inmunológicos, los problemas intestinales regresaban rápidamente”. Este patrón, consideran, se asemeja al de pacientes humanos con patologías gastrointestinales que cursan en ciclos.

También herpes y enterovirus

Los virus mencionados son poco comunes en zonas del primer mundo como los Estados Unidos, donde se llevó a cabo la investigación; sin embargo, “cualquier virus con tendencia a atacar neuronas puede causar este tipo de daño”, incluidos algunos muy generalizados como el enterovirus o el herpesvirus, advierte Diamond, que ve en estos virus un nuevo objetivo de tratamiento y prevención.

“Muchos de los virus que podrían afectar el sistema nervioso entérico causan infecciones moderadas y autolimitadas, y nunca ha habido una razón para desarrollar una vacuna contra ellos”, explica el experto; “pero, si uno sabe que algunos en particular causan este grave problema común, es más probable que se intente desarrollar una vacuna”.