Los médicos de AP tienen un papel clave a la hora de concienciar a la población de la necesidad de vacunación. Así se puso de manifiesto en el 8.º Taller Interactivo Infectológico TIPICO, organizado a finales del año pasado en Santiago de Compostela por profesionales del servicio de Pediatría de la Gerencia de Gestión Integrada de Santiago y del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago.

Según explican en un comunicado, el envejecimiento de la población y el riesgo de infecciones asociado a la edad es una de las razones fundamentales que justifica la importancia de la vacunación en el ámbito de la medicina familiar y comunitaria, que se explica también por la elevada morbimortalidad de las enfermedades infecciosas inmunoprevenibles, entre otros motivos.

De esta forma, los expertos defienden la necesaria implicación de los profesionales de AP en la vacunación del adulto, pieza clave, además, en el abordaje de la cronicidad. “Los médicos de AP y la enfermería de Atención Primaria están haciendo un control muy exhaustivo de la patología crónica que tienen los mayores de 60 años”, apunta Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos y uno de los ponentes del taller.

“Se está controlando muy bien la diabetes, la insuficiencia cardiaca, la hipercolesterolemia, la insuficiencia respiratoria, entre otras enfermedades, y hace falta incorporar la vacunación como una pieza clave de esta estrategia”, añade el especialista, para quien hay 3 enfermedades infecciosas básicas prevenibles mediante vacunación en el adulto:

  1. Tétanos-difteria.
  2. Gripe.
  3. Neumonía neumocócica.

En opinión del experto, el “a mí no me va a pasar” pesa a la hora de dar el paso de vacunarse y, como consecuencia, las cifras de cobertura son bajas para este grupo de población. “La percepción que tiene una persona adulta de su estado de salud es, por lo general, la de estar bien y sana. Por ello, no termina de sentir esa necesidad de vacunarse”, comenta el catedrático de Medicina Preventiva.

En esta línea, se están poniendo en marcha nuevas estrategias de vacunación por criterio de edad en algunas comunidades autónomas. “En el caso de la vacunación antineumocócica, la Comunidad de Madrid, que es la que antes empezó, vacunando a la cohorte de 60 años, está en una cobertura en torno al 50%, pero tendría que ser mayor”, opina Gil, que apuesta por un calendario de vacunación para toda la vida.