Tal y como recoge la agencia EFE, un total de 6 médicos de familia participan en las jornadas de convivencia del citado hospital, que buscan mantener la formación continuada del profesional de Atención Primaria y facilitar un dialogo fluido posterior entre este y el especialista.

Con este objetivo, los médicos de familia conocen de primera mano el desarrollo de un día de actividad en este servicio hospitalario, como lo relacionado con la diálisis y el trasplante. A ello se suman las consultas, la hospitalización, las urgencias, las técnicas de nefrología y la asistencia a la sesión clínica del servicio de Nefrología.

Esta formación permite a los médicos de familia completar sus conocimientos sobre la enfermedad renal crónica, la nefropatía diabética, la hipertensión arterial y sus tratamientos; conocimientos que luego pueden aplicar en sus centros de salud. Además, las jornadas ayudan a consensuar los criterios de derivación al especialista y evaluar el riesgo cardiovascular.

La actividad incluye también talleres con charlas teóricas y casos clínicos prácticos sobre las patologías más frecuentes, aportados por los profesionales de Nefrología y de Atención Primaria. De acuerdo con Huarte, la experiencia de las ediciones anteriores ha sido “espléndida” y “muy gratificante”.