Progeria. Nueva diana terapéutica para la aterosclerosis.

Científicos del CNIC y de la Universidad de Oviedo trabajan en una nueva diana terapéutica para la aterosclerosis en progeria. El objetivo del estudio es frenar la aterosclerosis precoz en los pacientes con síndrome de Hutchinson-Gilford, un tipo de progeria. De momento, han descubierto un mecanismo molecular implicado en el avance de la aterosclerosis prematura en ratones enfermos.

“Estudiar esta patología nos acerca a un posible tratamiento para las personas que la padecen. Además, puede aportar información relevante para entender el envejecimiento fisiológico”, declaró Vicente Andrés, líder del estudio.

 Mutación en el gen LMNA

La progeria es una enfermedad ultrarrara debida a una mutación en el gen LMNA y se caracteriza por un envejecimiento prematuro. Se calcula que hay menos de 400 personas afectadas, y todas ellas tienen un alto riesgo de patologías cardiovasculares. Su esperanza de vida se sitúan entre los 6 y los 20 años.
La aterosclerosis es una acumulación de células del sistema inmune en la pared arterial y de colesterol. Cuando forman una placa arterial, obstruyen las arterias. Si esa placa se rompe, causa fallecimiento por ictus o infarto de miocardio. Los factores que pueden ocasionar riesgo de aterosclerosis pueden reducirse con hábitos de vida saludable. En los pacientes con progeria, sin embargo, no se puede modificar por los defectos de sus arterias.

La nueva diana terapéutica para la ateroesclerosis en progeria ralentiza el empeoramiento del paciente y aumenta su esperanza de vida. En este trabajo participan: Carlos López Otín, de la Universidad de Oviedo y Vicente Andrés, del CNIC y CIBERCV.  En realidad, se conoce muy poco en sobre los mecanismos de la aterosclerosis en progeria debido al escaso número de pacientes.

Vicente Andrés y su equipo consiguieron el primer modelo de ratón con una aterosclerosis acelerada por progerina. Esta es la proteína implicada en la aparición de la HGPS. Un estudio de 2018 demostró que la pérdida de células de músculo liso era la principal causa de muerte prematura en progeria.

Abriendo líneas de investigación

El  estudio de la nueva diana terapéutica para la aterosclerosis en progeria es revelador. Magda Hamczyk, primera autora, dijo que el estrés de retículo endoplasmático y la respuesta a proteínas mal plegadas  eran una vía implicada en la muerte de las células de músculo liso en la pared vascular de ratones progéricos.

“Por ello pensamos que una terapia dirigida contra estas vías de estrés celular podría ser eficaz como tratamiento para reducir la enfermedad vascular en progeria”, puntualizó Hamczyk.

Los científicos han usado ácido tauroursodeoxicólico (TUDCA), un compuesto que mitiga los efectos negativos del estrés celular. Vicente Andrés aseguró que el tratamiento de ratones progéricos con TUDCA inhibía el avance de la enfermedad vascular. También dijo que aumentaba la supervivencia en ratones con la enfermedad que fallecían por complicaciones de la aterosclerosis. La conclusión sobre esta nueva diana terapéutica para la aterosclerosis en progeria abre una investigación para la enfermedad vascular.