Planificar el entrenamiento es clave para evitar lesiones deportivas, según advierte Quirónsalud en una nota de prensa. Las ventajas y los beneficios de practicar deporte son de sobra conocidos, pero es importante conocer los límites y planificar el entrenamiento de acuerdo con la forma física para evitar lesiones deportivas, insiste Quironsalud.

Antonio Galván, traumatólogo en Quirónsalud Tenerife, considera que lo ideal es empezar a hacer deporte de forma regular desde la infancia porque así el organismo se adapta a este nivel de actividad. No obstante, este especialista reconoce que hay personas que empiezan más tarde, en la década de los 40 y también tiene muchos beneficios.

Quirónsalud Tenerife es el centro responsable de atender a las jugadoras de las 16 selecciones que disputan la Copa del Mundo de Baloncesto Femenino. Este centro afirma que las lesiones deportivas son fortuitas, pero es importante recordar que las personas que practican deportes de contacto tienen un riesgo mayor de sufrir traumatismos directos.

Además del entrenamiento, utilizar equipos adecuados es otra de las formas de evitar las lesiones deportivas. Según señala Quirónsalud, el uso de un calzado correcto y realizar el ejercicio en superficies adecuadas también ayudan a evitar lesiones. Por otro lado, Galván ha explicado que no se deben buscar los límites constantemente, ya que es mucho mejor seguir un ritmo progresivo e ir aumentando la actividad a medida que se gane agilidad en el deporte.

“Algunos deportes de contacto pueden ponernos en riesgo”, añade. “Cualquier actividad deportiva mal planteada puede generar lesiones importantes”, asegura el traumatólogo de Quirónsalud. Las lesiones deportivas más frecuentes son las torceduras, inflamaciones musculares, lesiones en el tendón de Aquiles, lesiones o dolor en la tibia, fracturas y luxaciones.

Un buen entrenamiento y no centrarse únicamente en una actividad son algunas de las recomendaciones de Quirónsalud para evitar las lesiones deportivas. Es fundamental que el deportista no se centre solo en su actividad principal, sino que compense la musculatura y las articulaciones con otro tipo de deporte.

En ciertos deportes, indica Quirónsalud, es más frecuente que se lesionen las mujeres por tener un riesgo mayor (mayor nivel de estrógenos, mayor laxitud articular, menor espacio para ligamento cruzado anterior, déficit de vitamina D y calcio). Algunas investigaciones indican que en las mujeres que juegan al baloncesto es 8 veces más frecuente la rotura del ligamento cruzado anterior.