El consejero regional de Sanidad, Francisco del Busto, ha defendido que “es necesario superar una herramienta que fue muy útil en su día pero que, 3 décadas después, tenemos que actualizar”. Para ello, “hemos de conseguir una herramienta que nos permita facilitar la atención al paciente en cualquier dispositivo y por parte de cualquier profesional, además de mejorar su integración con otros niveles asistenciales”.

Tal como ha resumido del Busto durante la inauguración de las jornadas 'La rascendencia del registro clínico electrónico', celebradas en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), “el programa que aún hoy utiliza la AP se basa en una tecnología de finales de los años 80, lo que complica su integración y dificulta la asistencia a los pacientes cuando estos acuden a un centro diferente al habitual”.

La nueva herramienta ha nacido con la idea de solventar este tipo de disfunciones, pero también “para permitir que la información se procese de forma más automática”. Así mismo, los desarrolladores buscan incorporar herramientas que faciliten la toma de decisiones y catálogos unificados de pruebas diagnósticas que faciliten la interpretación homogénea de los resultados.

“Podemos estar muy satisfechos de lo logrado, de la velocidad a la que se ha conseguido y de las mejoras que hemos introducido en la gestión de la información clínica, que ha sido tradicionalmente uno de los elementos que generan mayor ineficiencia en el sistema sanitario. Nuestros pacientes se benefician cada día de ello”, ha celebrado del Busto sobre la que considera una “experiencia de éxito”.